Serie Parejas Bíblicas- HOY: Amram y Jocabed

May 7th, 2011 by Andres Mercedes Categories: Articulo de la Semana, Serie No Responses

“Parejas Bíblicas con  Lecciones Modernas”

AMRAM Y JOCABED

(Padres de Moisés)

“Quien no aprende de la historia cometerá  los mismos errores”

“Parejas bíblicas con lecciones modernas” presenta y evalúa diferentes maneras utilizadas para  interrelacionarse parejas de la Biblia.

Esta serie consiste en un análisis de 20 parejas  bíblicas. Sus conflictos, comportamientos , decisiones, oportunidades, debilidades y fortalezas.

Son lecciones practicas, fácil de aprender y pueden ser vistas como una especie de guía para momentos de crisis cuando se desee proceder con acierto, también como consulta preventiva para no ser atrapados y derribados por las mismas tentaciones que las parejas estudiadas.

Éxodo 2

La Responsabilidad Paterna.

Un varón llamado Amram descendiente de la familia de Levi (uno de hijo de Jacob) tomo por esposa una mujer llamada Jocabed también descendiente de Levi. Esta pareja concibió  y dio a luz un hijo muy hermoso. Como existía uno de los edictos mas criminales que rey alguno pronunciara, es a saber la orden para matar  todos los  niños que nacieran de los hijos de los hebreos y solo dejar vivir la niñas, con el  nacimiento de Moisés  sus padres optaron por esconderlo  durante tres meses.

 

La narración bíblica dice “Pero no pudiendo ocultarle mas tiempo su madre tomo una arquilla de junco, la calafateo con asfalto y brea, coloco en ella el niño  y lo puso en un carrizal a la orilla del río”.Exo 2:3

Providencialmente la hija de Faraón descendió a bañarse al río y vio la arquilla, inmediatamente la mando a buscar y al abrirla vio al niño que lloraba y entendió que era de los niños de las mujeres hebreas y tuvo compasión, salvándole la vida y mandándolo a criar, luego lo adopto poniéndole por nombre Moisés.

Esta pareja, los padres de Moisés confrontaron una situación difícil para tener su hijo. Hay que  resaltar la fuerza de voluntad que exhibieron para luchar  contra las circunstancias opuestas a  criar su bebe.

Estos tiempos  no son menos apremiantes  en inducir a las parejas a no tener sus hijos . Hoy no tenemos un edicto de Faraón, pero  existen creencias, organizaciones, presiones sociales, oponiéndose a la espontánea concepción de los hijos.

Esta pareja es digna de imitar en su decisión, ellos pudieron optar por otras medidas para que su hijo no viviera, pero con gallardía lo trajeron al mundo y luego hicieron todo lo humanamente posible para que viviera.

Este relato deja sin excusas los padres de aquellos niños que a diario aparecen abandonados en basureros, zafacones, dentro de funda plástica, dejados abandonados en hospitales, también deben de enterarse aquellas parejas que en un acto de cobardía una vez  el niño en el vientre por mutuo consentimiento deciden quitarle la vida.

La irresponsabilidad paterna es condenada por las leyes terrenales y celestiales. Es de respetarse que en un momento  las condiciones no estén dadas para la concepción, ahora bien, si se dio, esta pareja da lecciones claras que es posible luchar contra toda corriente a favor de una nueva vida que llega al mundo y no privarlo del derecho a vivir que le asiste.

El desconocimiento total de quien podría llegar a ser esa criatura debe ser motivo para que se pondere la decisión de terminar con la vida de un bebe. Lejos estaba de esta pareja, saber  que le toco traer al mundo a quien posterior mente seria uno de los mas grandes lideres de masa y el libertador del pueblo hebreo de la esclavitud de los Egipcios, y si  no fuera  el caso, de todas maneras se trataba de una vida  que solo Dios puede dar, aunque el hombre se atribuye el derecho de quitarla.

Esta pendiente de juicio ante el tribunal  divino todo aquel que opte por apagar una vida dada  la concepción. La vida debe de respetarse entre tanto su dador la permita y todo el que se interponga es cómplice, por ende será llamado ante el tribunal de Dios para responder.

Hoy abundan las teorías y los hombres sabios en su propia opinión discurren sobre este espinoso tema, llegando a conclusiones satisfactorias desde el punto de vista humano, obviando toda opinión Divina al respeto. En el juicio final delante del  gran trono blanco el justo juez de toda la tierra tendrá la “ULTIMA PALABRA”.

Andrés Mercedes Pastor / Consejero.

COMENTARIOS